NoticiasXXXI CAMPEONATO DE ESPAÑA DE WUSHU MODERNO 2017

XXXI CAMPEONATO DE ESPAÑA DE WUSHU MODERNO 2017

El sábado 25 y domingo 26 de febrero de 2017, se celebró el XXXI Campeonato de España de Wushu (artes marciales chinas) moderno, en el Consejo Superior de Deportes de Madrid, con la participación de la mayoría de las Comunidades Autónomas.

Se presentaron espectaculares competiciones en tres tapices simultáneos, de las categorías junior y absoluta, con combates de contacto pleno (Sanda) y semi-contacto (Qingda), y rutinas contemporáneas estandarizadas internacionales y libres, de los estilos del norte de China (Chang quan), del sur (Nan quan), y taichi (taijiquan), con sus correspondientes armas de palo (gun shu y nan gun), espada (jian shu y taiji jian), sable (dao shu y nan dao), y lanza (quiang shu), en rutinas individuales y por parejas.

El wushu tradicional y el wushu infantil se convocan en otras fechas.

Muy interesante fue la actuación de los competidores del equipo asturiano de wushu moderno que se volvió a casa con 14 medallas.

El Gimnasio Oviedo Sport se trajo 7 medallas:

Arturo Cuevas Martínez, logró la medalla de oro (8,07) en puño de Taichi (Taijiquan) y la plata (8,2) en espada de taichi (taijian). Con formas de competición internacionales de 3er set, que incluyen ejercicios de alta dificultad, como patadas en salto y giro (nandu).

Asiak Soto Del Collado, logró la medalla de oro (8,17) en espada de taichi (taijian), y la plata (8,16) en puño de Taichi (Taijiquan). Con formas de competición internacionales de 3er set, que incluyen ejercicios de alta dificultad, como patadas en salto y giro (nandu).

Alba Niño González, consiguió la medalla de plata (8,10) en puño de sur (Nan quan), y la plata (8,45) en palo de sur (Nan gun). Con formas de competición internacionales de 3er set, que incluyen ejercicios de alta dificultad, como patadas en salto y giro (nandu).

También compitió en sable de sur (Nan dao), logrando un cuarto puesto (8,13). Es lo que tiene juntar diferentes categorías, si se hubieran mantenido separadas hubiera logrado un bronce.

Daniel Velho García, que se estrenaba, logró el bronce en combate semicontacto (qingda 70 kg.). Arturo fue su coach.

También compitió Juan Carlos Santos Álvarez, logrando un cuarto puesto (7,28) en puño de taichi (taijiquan), y otro cuarto puesto (7,77) en espada de taichi (taijijian).

El Club Orense Artai se trajo otras 7 medallas: Aaron Blanco Pita fue su entrenador.

Ngagne Faye Faye, logró la medalla de oro, en combate Sanda 70 kg..

David Fernández Varela, logró la plata, en combate junior Sanda 65 kg.

Jacobo Rodríguez Naviera, junior, logró la medalla de plata (8,32) en puño de norte (Changquan), otra plata en arma corta de norte (daoshu), y otra plata, arma larga de Norte (qiangshu).

Sara Álvarez Vázquez, adulto, consiguió la medalla de bronce (6,96) en lanza (Qianshu), con forma libre, y el bronce (8,15) en palo de sur (nangun), con forma de 1er set de competición. También compitió en puño de norte (Changquan), quedando cuarta (7,93).

También compitió Iago González Taboada, en combate (qinda 70 kg.) sin lograr medalla.

Enhorabuena a todos estos competidores, que siguen mejorando en la competición. Que estos éxitos les anime, y contagie de moral al resto de los practicantes, y propicie a seguir entrenando y participando en esta faceta competitiva del Wushu (que incluye el Taichi), un completo deporte, adecuado para todas las personas de diferentes edades y condiciones.

La competición del wushu es muchas veces desconocida, despreciada o temida.

La competición es la actividad que da sentido al deporte federativo, al ser el objetivo de un programa de calidad, donde se evalúa a competidores y campeonato, con sus organizadores, jueces, entrenadores y espectadores, y al programa. Es susceptible de subvenciones y aportaciones de patrocinadores. El aporte económico permite continuar con las actividades programadas, garantizando la calidad de instalaciones, entrenadores y el programa, avalado por las federaciones de judo y D.A. autonómicas y Española, el Consejo Superior de Deportes (CSD), y la Federación Internacional de Wushu. También permite el acceso al ranking nacional y la participación en campeonatos oficiales europeos, internacionales y mundiales. El wushu es un deporte con carta olímpica, aunque aún no está incluido en los próximos juegos olímpicos. La obtención de medallas europeas y mundiales es un acceso a la condición de deportista de alto rendimiento y deportista de alto nivel, que es un reconocimiento, que permite la obtención de ayudas. Es una puerta para ser un modelo de valores para la sociedad. El competidor que vive una competición, la gane o la pierda, sea profesional o aficionado, adquiere unas habilidades que le permiten alcanzar otros retos, y superar otros momentos difíciles que se le puedan presentar en la vida cotidiana. También permite conseguir méritos para mejorar el grado y niveles técnicos, en exámenes oficiales de cinturones negros por la vía competición. Cada competidor seleccionado cumple los requisitos necesarios de: a) ética deportiva, (respeto, nobleza y saber estar, recordemos que se emite en directo a todo el mundo), b) grado para respetar y aceptar la normativa, y condiciones para optar a medalla, y c) garantías de superar las dificultades propias del campeonato y los riesgos de lesión, que pudieran aparecer a pesar de las estrictas normas de seguridad. Es una prueba para compararse con otros competidores y valorar los niveles, en un ambiente duro, difícil y complejo. Se compite contra los demás, pero sobre todo se compite contra uno mismo, un reto personal para mejorar. Las medallas son la materialización del placer del triunfo, un premio, y un reconocimiento del nivel conseguido, una clasificación, un refuerzo a la autoestima, y un estímulo para continuar practicando (cada vez un poco más) y compitiendo. Es un duro entrenamiento físico y técnico-táctico, pero sobre todo mental (enfrentarse a situaciones difíciles y superarlas con calma, resolver problemas, mediante el autocontrol, atención selectiva, maduración emocional, capacidad de mantenerse centrado en el objetivo y actuar sobre los factores sobre los que se puede actuar –propios-, evitando las distracciones de los factores ajenos, como el lugar, los jueces, los otros competidores, etc.), y la actitud positiva, integradora y colaboradora. Es en los momentos difíciles donde mostramos como somos realmente, por tanto es una oportunidad para conocernos mejor y decidir como queremos ser. Es una oportunidad de mostrar lo aprendido en los entrenamientos y aprender y superarse. Es una forma de educar y trasmitir valores necesarios para la sociedad. Es una oportunidad de conocer nuevas ciudades y países, sus gentes y culturas diferentes, que pueden abrir y ampliar nuestra mente, enriqueciendo nuestra forma de ser y el respeto a la pluralidad. Algunos Beneficios de la competición son la adquisición de altos niveles de rendimiento físico, mental y emocional, afán de superación, relaciones sociales, afectividad, canalización de la agresividad natural, control del estrés, mejora de la salud y bienestar. Aunque algunos creen que llegar al límite de las capacidades y torturar el organismo a diario, no puede ser recomendable, los fisiólogos del ejercicio consideran que es más probable, que viva más años, quien en su juventud ha participado en la competición deportiva, en especial si es de resistencia.

Es un momento para disfrutar del espectáculo cultural del wushu, de la amistad de los compañeros durante el viaje, y de compartir las experiencias con los demás amigos de otras localidades, que formamos la gran familia del Wushu y las artes marciales.

Temas relacionados

Ningún tema relacionado

Galería de imágenes

Ninguna imágen relacionada

Documentos adjuntos

Ningún documento relacionado